Ser un buen vecino es un hecho que no sólo apoya a que tu lugar de residencia sea más feliz sin importar en donde vivas; sino que además es una forma de mantenerte seguro y de proteger a tu comunidad.

En todo el mundo y sin excepción el contacto y convivencia con otras personas de tu localidad es un aspecto natural; sobretodo si vives en un condómino o edificio de departamentos; sin importar si te llevas bien con tus vecinos es muy importante mantener un ambiente saludable y agradable para todos.

Mantén los espacios compartidos limpios y bien cuidados; si vives en un departamento o un dúplex es posible que compartas cosas como pasillos o patios con otras personas. Haz tu parte y ayuda a mantener estos espacios tan limpios como puedas.

Se amable y saluda a los otros; cada que salgas o llegues a tu hogar; no es necesario incurrir en una platica, pero una sonrisa amble o un apretón de manos se agradece y fomenta la cordialidad.
Saca tu basura en la hora y día apropiados; no permitas que esta se acumule; principalmente en zonas como patios, pasillos o áreas comunes.

Si vives en un edificio de departamentos o condominios se cuidados de siempre cerrar las puertas comunes; mantener la seguridad es un asunto de todos y dejar una puerta abierta puede ocasionar un problema de delincuencia.

Si tienes una mascota se responsable de ella; vigila que no ensucie las áreas de otros y en caso de que así sea límpialas de inmediato; así mismo cuida su actitud con los extraños para evitar que surjan problemas y trata de moderar en lo más posible el ruido que pueda hacer.